La primera transmisión estable de radio, con voz y música en Uruguay.

15 de Agosto de 1922.

Primera transmisión estable, con voz humana, combinada con música. La realizaron Emilio Elena y Claudio Sapelli. Para emitir la música, se ponía el único micrófono disponible delante de la bocina de una victrola a cuerda y con púa de acero, en la que se hacían girar los frágiles discos de 78 revoluciones por minuto, usados por entonces.

Tenían un duro problema encima: cuando la Estación de Telegrafía sin Hilos, de la calle Francisco Plá, en el Cerrito de la Victoria, comenzaba a emitir sus mensajes, “se borraba” la señal de radio de la estación experimental. Pese a esto, el Uruguay se convirtió en el segundo país en el mundo en instalar una radioemisora estable.

El tercero fue Inglaterra, con la que luego sería la mundialmente famosa BBC, pero por entonces era una sociedad privada. Comenzó en noviembre de 1922. “Inglaterra, que por entonces monopolizaba las comunicaciones telegráficas inalámbricas, debido al ingenio y creatividad de un italiano, Guglielmo Marconi, comenzaba a transmitir por radio gracias a una empresa privada, que propiciaba la venta de receptores” (Emilio Elena).

La BBC era un consorcio de 6 sociedades lideradas por el mencionado Marconi, el que dio origen a la estatal y actual BBC de Londres, en 1927, creando un estilo mundial. Inglaterra sentaba un precedente: la BBC exigía a sus oyentes (luego lo hizo con la TV, y la mayoría de los países europeos también lo hicieron), el pago de un canon, un impuesto cobrado sobre cada uno de los aparatos receptores que se tuviera, incluyendo los móviles en automóviles.

En fecha posterior, pero con poquísima diferencia, se fundaron, en Francia, la Societé Radiola de Paris, “para el ejercicio del broadcasting disciplinado” , en tanto, la Ecole Supérieure des P.T.T., y la Empresa Tour Eiffel, realizaban experimentos varios. Simultáneamente, Italia realizaba los primeros experimentos de transmisiones radiofónicas con continuidad, por parte de Radioaraldo, de Roma; y el 8 de febrero de 1923, se inicia en Alemania la Reichrundfunk Gesselschaft, con emisiones regulares. Pero ya por entonces, en los EEUU. había 212 estaciones transmitiendo, adaptando todas ellas el modelo uruguayo de publicidad radial.

En 1925, se constituye la U.I.R. (Union International de Radiodifussion), de Ginebra, la que comienza a regular el ya inminente caos de ubicación de las emisoras en cada punto adecuado del dial. Todavía no terminamos el año l922, cuando la radíotelefonía uruguaya procuraba integrar, en sus programaciones, las actuaciones de distinguidos cantantes, recitadores

y músicos, encomendándose la misión de armar las mismas al franco-uruguayo Jean Sempol, un muy famoso y estimado empresario de artistas, que se había radicado en Montevideo, en la esquina de Brandzen y Joaquín Requena, llegando a levantar en su hogar un verdadero Museo artístico. Sempol trabajaba junto a don Carlos Butler.

 

Extraído de: La radio y la TV de los pioneros. Cronología y anécdotas de un fenómeno Uruguayo. Idelfonso Beceiro. Banda Oriental. Edición 1994

Leave a Reply